Redes, luces y sombras – Escrito por Jennifer Barreto-Leyva

Jennifer Barreto-Leyva | Directora de Llanero Digital

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 36 segundos

Conversaba con mi hermana Tanya sobre el oscuro mundo que se esconde tras las redes, y quizá sean muchas las cosas por desmenuzar acá.

Soy una gran abanderada por la libertad y la libertad de expresión, pero abrirse redes para vomitar odio, atacar, vejar, difamar gente no es libertad de expresión. Jamás podré apoyar o defender algo tan nefasto, de lo cual he sido víctima en varias ocasiones.

Lo preocupante cada vez que comento de este tema, es que siempre está el infaltable grupo de los defensores de lo indefendible. Entienden y asumen que la violencia en todas sus normas es libertad de expresión. Inclusive algunos manifiestan abiertamente que usan las redes sociales de vertedero de frustraciones, cuál consultorio psiquiátrico sin importar nada en el interín.

Se han hecho campañas para educar y concienciar sobre el buen uso de las redes, contra el ciberbullying, todas aprovechadas en su gran mayoría por gente inútil que solo quiere figurar y decir que “hizo algo” por la causa, pero que no le importa en lo más mínimo el tema, y peor aún, incurren en la violencia digital en repetidas ocasiones. Campañas que no funcionan, cosa que quienes sí estamos involucrados en el tema hemos dicho, puesto que al no haber consecuencias legales la gente no aprenderá. Tristemente hemos llegado a este punto.

Esto es un problema que viene de casa, y lo dicen los especialistas. El ser humano y sus mañas se crecen y forman en casa. En casa aprendes de lo que ves de tus referentes adultos. Los niños vienen al mundo sanos, puros, libres de maldad, y somos nosotros los adultos quienes los empastelamos con complejos, malos sentimientos, frustraciones y el largo etc. de cosas que lamentablemente acumulamos en la parte no tan buena de la vida.

Todos absolutamente todos sabemos el buen uso que se le deben dar a las redes, y no tendrían que enseñarnos o indicarnos nada. Sin embargo, están quienes lo saben e insisten en transgredir las normas para sus distintos despropósitos.

He visto y vivido en primera persona las cosas más horribles. Amenazas de muerte, agresiones en todas sus escalas, robos de propiedad intelectual, difamaciones, estafas emocionales. ¡Si yo hablara! Casos peligrosos como patéticos, donde provocan hasta hartar a la víctima para luego lucir el bloqueo como un trofeo. Realmente digno de lástima.

En lo que sí tenemos control es como reaccionamos ante eso, y aunque nadie nos enseñó es importante educarnos al respecto. Es importante recordar que en las redes un porcentaje importante de usuarios pertenece a la triada de personalidades oscuras: sociópatas, narcisistas y psicópatas. Estos individuos buscan provocar para tener la gasolina (la respuesta a sus provocaciones) en aras de seguir en sus fechorías.

La acción (violencia) busca una reacción. El circo se acaba cuando tu detienes la función. Algo aprendí de un especialista en el tema el periodista Luis Carlos Díaz, y es que estas son personas extrañas, ajenas a nosotros, que por la razón que sea, nos han escogido para su sesión digital de horror. Son personas que apagan el teléfono o se desconectan y lo han dejado a usted alterado, nervioso y roto –saben perfectamente lo que hacen y su alcance- mientras ellos siguen campantes en sus actividades con el propósito de desestabilizarle ya cumplido.  Engancharse con ellos o responderle no vale la pena, ni debe hacerse.

Soy firme creyente de que no somos un producto de las circunstancias, sino de lo que elegimos hacer de ellas. Si a usted no le dieron el buen ejemplo de respetar a otros y no agredir a otros en redes, tiene a la edad que sea la gran oportunidad de re-aprender y ser una mejor persona. Siempre y cuando a usted le importe serlo y mentalmente hablando este sano, de lo contrario mis palabras caerán en saco roto. Uno es lo que uno decide ser.

Así mismo tiene usted la oportunidad de aprender a cómo manejar esto correctamente. Todos los días tenemos la oportunidad de re-aprender, de mejorar, de crecer como seres humanos. Reflejamos lo que somos en todo y nuestros espacios digitales no son la excepción. Es por ello que cuando veo algo que no me gusta, dejo de seguir o bloqueo según el caso, sin el mayor aspaviento. Mi comunidad digital es un reflejo perfecto y fidedigno de mí, por tanto, hay que cuidar absolutamente todo lo que hacemos online, porque sí, todo es rastreable, para quienes se creen más allá del bien y el mal.

Ante estos comportamientos espantosos y neandertales, usted siempre tiene la última palabra.  

Sepa escoger bien. 

Escrito por: Jennifer Barreto-Leyva

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: 76 años desde el bombardeo sobre Hiroshima y Nagasaki

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas

Editorial
Llanerodigital

Un mes rosa no tan rosa

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 45 segundos Celebramos alrededor del mundo en el mes de octubre el llamado “mes rosa” para concienciar, educar y

Leer más »