Un mes rosa no tan rosa

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 45 segundos

Celebramos alrededor del mundo en el mes de octubre el llamado “mes rosa” para concienciar, educar y sensibilizar sobre el cáncer de mama, uno de los más comunes y en donde los Latinos lideramos cifras muy a nuestro pesar.

Como en todas las causas, se cuela la gente nefasta, las agallas abiertas de unos, así como la dejadez de otros.

Pareciera que muchos están más pendientes de iluminar las plazas de color rosa, para luego tomar la posterior foto de “ya cumplí” típica de los países latinos. Demostración populachera e inservible de gestiones públicas que solo sirve para fardar de lo que no hacen, o de lo poco que hacen esperando agradecimientos y celebraciones públicas por cumplir su labor.

Sin entrar en el debate de si la salud debe ser pública o no, que preferiría tocarlo en otros foros, considero terrible que en hospitales no existan los mínimos servicios para manejar esta enfermedad, muchos personeros ofrecen un servicio que no cumplen, que bien no operan con las últimas tecnologías o simplemente poco les importa si sus ciudadanos se hacen el auto-chequeo mensual debido.

No hay campañas a lo largo del año para educar al respecto, en ninguna parte. Solo se hacen un par de movidas en medios por unos días durante este mes, por cumplir y “salir de eso”, palabras que yo misma he escuchado en muchas personas de poder.

De resto nadie toca el tema…

El cáncer de mamas no distingue de raza, ni de género, puesto que lo padecen hombres y mujeres, no distingue de edad, ni de orientación sexual, ni de características físicas o posición económica.

El terror que le tenemos a la palabra cáncer puede más, lamentablemente, que la rutina que deberíamos tener en auto-explorarnos mensualmente, por ejemplo, de hacernos la mamografía una vez al año o de visitar al médico especialista en caso de sospechas o dudas. Es necesario hablar de esto con nuestras familias, amigos, en sociedad.

En nuestra cultura, y más en estos tiempos políticos, nos da terror tocar ciertos temas y creemos que prohibiéndolos o satanizándolos vamos a resolver la situación. Propio de profundas carencias de inteligencia emocional y madurez. Preocupante, muy preocupante.

Le he escuchado a muchos amigos médicos que la curación del cáncer es una deuda pendiente del gremio con la gente, y aunque los médicos ni nadie nos deben nada, por duro que esto nos parezca, siento que este tema no ha sido atacado con toda la contundencia que merece, y ahí sí que estoy de acuerdo con estos galenos.

Invito a todos a dejar un lado el miedo y el pudor, es importante la auto-exploración la cual es parte de la prevención, etapa clave donde está demostrado se pueden aún salvar vidas.

Sea en solitario, con su pareja, es algo rápido, indoloro y que le permitirá conocer además su cuerpo. Algo sano y necesario.

El cáncer de mama afecta todos los días, todo el año, a todas las personas.

Ojalá procuremos mejores condiciones y soluciones para atacar este problema, en lugar de buscar “celebrar” meses de color rosa.

¡Hasta la próxima semana!

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas