La catastrófica situación de Afganistán tras los talibanes

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 27 segundos

El devenir de los hechos tras la fugaz caída del país del sur de Asia, Afganistán, en manos de los insurgentes dejó a un Estado históricamente frágil sumido en un presente catastrófico que va en camino a convertirse en la peor crisis humanitaria nunca antes vista, según advierten las principales agencias de las Naciones Unidas (ONU).

Hambruna y desnutrición, crisis económica, colapso educativo, pobreza, violencia son las palabras que pueden describir con exactitud la situación de Afganistán.

La economía afgana va en caída libre hacia un colapso sin precedentes. El jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, alertó el 10 de diciembre que el desmoronamiento financiero es “exponencial” ya que “se está volviendo cada vez más terrible cada semana”.

Con una inflación desenfrenada, el aumento del desempleo y sin dinero circulando, la población está a la deriva como la economía del país. El Programa Mundial de Alimentos (WFP) de la ONU indicó que más de 22,8 millones de los 40 millones de afganos podrían sufrir hambre aguda durante los meses de invierno y el 97% podría caer bajo la línea de pobreza en 2022.

El pasado miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución que establece que “el pago de fondos” y el suministro de bienes y servicios necesarios” para responder a las “necesidades humanas fundamentales en Afganistán, sean autorizados” y “no constituyan una violación” a las sanciones impuestas a entidades relacionadas con los talibanes, una medida que el gobierno de facto consideró “un buen paso.

El país va en camino a una crisis educativa que afectaría a una generación entera. Desde que los talibanes irrumpieron en Kabul, a pesar de que anunciaron que permitirían a todos estudiar, muchas niñas no pudieron regresar a la escuela.

Con el control definitivo del gobierno bajo el régimen talibán, recrudeció la violencia en el país, y una de las razones es por la intensificación de la guerra geopolítica contra el grupo islamista extremista Estado Islámico Khorasan.

El experto estableció la conexión entre la radicalización del régimen talibán y la misoginia, ya que, al ver discriminación hacia las mujeres, “ves al terrorismo crecer, están interrelacionados, porque es la forma de controlar la población”.

En su última reglamentación contra las libertades de las mujeres, los talibanes prohibieron a los taxistas trasladar a mujeres sin acompañante masculino ni sin velo, además de negar la música dentro del vehículo.

Fuente: La Nación

Síguenos en: Facebook | Twitter | Instagram | Telegram

Puede interesarte leer: El estrés navideño es real y así puedes prevenirlo

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas