La “Oficina 39”, la organización criminal que financia el programa nuclear de Corea del Norte

La oficina 39, el secreto económico que financia el Regimen de Corea del Norte

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 58 segundos

¿Cómo es posible que Corea del Norte, siendo uno de los países más pobres del mundo, pueda financiar un programa de armas nucleares lo suficientemente poderoso como para desafiar a los Estados Unidos?

La respuesta a esta pregunta es la secreta oficina 39, una organización enclavada en lo más profundo del aparato gubernamental norcoreano. Su objetivo es obtener divisas por cualquier medio posible para proporcionar dinero al régimen de Kim Jong-un.

Esta oficina es la encargada de recaudar millones de dólares con los que la dictadura financia su escalada nuclear y los excéntricos lujos de sus líderes supremos y su círculo más íntimo.

Falsificación de dólares, tráfico de drogas, venta ilegal de armas, fraude de seguros, piratería informática, tráficos de esclavos son solo algunas de las formas inescrupulosas para sortear las sanciones internacionales impuestas por Naciones Unidas y así generar dinero ilegal.

Corea del Norte ha sido aislada del mundo como consecuencia de su programa nuclear. Por este motivo es que el objetivo fundamental de la dictadura se ha centrado en proveer a Kim de efectivo. Para esto, la dictadura ha utilizado diversos métodos, todos ilegales.

Desde el 2006, Naciones Unidas ha impuesto nueve rondas de sanciones a Corea del Norte expedidas por un panel de ocho expertos formado por agentes de la CIA, militares y financistas. los expertos, explican que las sanciones han causado un fuerte impacto en la economía norcoreana dificultándole obtener divisas extranjeras para comprar bienes necesarios para que el país florezca.

Corea del Norte tiene prohibido de vender carbón, mineral de hierro y zinc de forma legal pero, aun así, utiliza métodos para obtener dinero priorizando gastar esos recursos en el programas balísticos y nucleares antes que emplearlos en mejorar la vida sus ciudadanos.

En el año 2005 Corea del Norte anunció oficialmente que poseía armas nucleares para fortalecer su poder interno y protegerse frente a ataques externos. Las sanciones internacionales impuestas luego de este anuncio han sido de las más severas que se hayan aplicado en el mundo.

Varios disidentes de altos rangos norcoreanos reconocen la existencia de esta oficina y afirman que es la encargada de recaudar y administrar los fondos secretos de Kim tanto para su programa nuclear como lujos y caprichos.

Según los desertores, esta oficina es fundada hacia finales de los años 70 por el abuelo de Kim Jong-un, Kim Il Sung, con el objetivo de recaudar fondos para construir una bomba nuclear y también cubrir los gastos de su lujosa vida.

El ex diplomático norcoreano Koh Young-Hwan, quien fue parte en su momento de la dictadura por lo que la conoce íntimamente, desde hace ya años radicado en Corea del Sur cuenta cómo Kim Jong Il , al morir su padre, rebautizó al departamento de finanzas con el nombre de Bureau 39 por estar ubicada en el tercer piso del noveno departamento del edificio. Afirma con total seguridad la existencia de esta oficina y dice que su único objetivo es recaudar fondos y secretos para Kim eludiendo todas las trabas impuestas al país.

El ex diplomático relata cómo Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, ha sido una fuente de divisas para Corea del Norte desde los años 80. Koh Young -Hwan, que estuvo destinado como diplomático en el país africano, describe el proceso de falsificación de dinero. Imprentas secretas, localizadas en la ciudad africana eran utilizadas para falsificar dólares convirtiendo los billetes de 1 que tomaban en el mercado en 100 dólares. Luego los cambiaban en el mercado ilegal por moneda nacional, intercalando los billetes falsos entre los fajos de 10.000 dólares, que depositaban en el Banco Central. Finalmente retiraban del banco ese dinero en dólares reales, siendo este el proceso de lavado. Estos dólares eran luego llevados a Pyongyang.

Camboya es otra fuente de financiamiento del régimen comunista. Angkor Wat recaudó 100 millones de dólares sólo en el 2018. El turismo es aquí una actividad lucrativa para Corea del Norte, pegado a la entrada de las ruinas yace un Museo propiedad del régimen norcoreano.

Hay 130 restaurantes norcoreanos esparcidos por el mundo de los cuales 3 se encuentran en Camboya. Quienes trabajan allí no reciben sueldos ya que los miles de dólares recaudados van a parar a los cofres secretos del régimen.

Otra forma de recaudación es la explotación sistemática de sus trabajadores enviados como esclavos al exterior. Muchos terminan en ex países soviéticos de Europa del este como Polonia trabajando en la construcción. Se les promete buenos sueldos y condiciones de trabajo que luego la dictadura no cumple ya que son tratados como esclavos.

El régimen norcoreano tiene alrededor de 150 mil trabajadores repartidos por el mundo sin que los países tomen medida alguna. Cuarenta mil están en Rusia y cien mil en China. También hay trabajadores norcoreanos en Kuwait, Malasia, Camboya, Mongolia, Omán, Emiratos Árabes y países africanos. Los expertos calculan que con esto el régimen recauda unos 1.000 millones de dólares por año.

La venta ilegal de armas, los fraudes de seguros y los delitos informáticos, hackeando cuentas o páginas de empresas bloqueándolas y pidiendo rescates en efectivo.

Durante años, el Bureau 39 ha invertido mucho dinero en entrenar y formar un ejército de los mejores hackers.

Fuente: La Patilla

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: Dos niños y su madre que escaparon de Cuba en balsa se encuentran desaparecidos

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas