Meghan Markle, una novela innecesaria por Jennifer Barreto-Leyva

Fotografía de Jennifer Barreto-Leyva

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 27 segundos

Pasado ya el alboroto por la entrevista a la actriz Meghan Markle, esposa del príncipe que ya no es tal, sería importante evaluar a profundidad las enseñanzas que pudo habernos dejado este tema.

Bastante atrevido de alguien el pretender deconstruir una institución como lo es la realeza británica de parte de la actriz por intentar mantener una vida que ya no le pertenece porque de lo contario hubiera seguido como estaba todo antes de ella entrar en esta película, sin embargo, fue determinada a preservar su libertad e independencia sin querer entender las responsabilidades que conlleva su nueva vida, esta que tiene ahora y para siempre, sea Duquesa o no. Logró sacudir con unas confesiones que pertenecían a la intimidad expuesta al público sin necesidad, una golpeada familia rodeada de escándalos que les acompañarán para siempre, rompiendo de forma indiscutible el cuidado sagrado con el que deben tratarse estas cosas.

Y que no sean malinterpretadas mis palabras, si alguien aplaude e invita a celebrar su libertad, individualidad y autenticidad esa he sido yo, de toda la vida.  Pero algo que hasta el más ingenuo sabe es que con responsabilidades vienen compromisos, si usted entra a un bufete de abogados, y se expone desnudo o en estados inconvenientes en redes sociales le acarreará responsabilidades, por mencionar un mero ejemplo y las consecuencias las deberá asumir, le guste o no. Este es el mundo real.

Toda persona con un poco de inteligencia investiga con quien se está involucrando, y a menos que se trate de un psicópata, las cuales son personas que mienten y esconden su verdadero yo y en el peor de los casos procuran no dejar huella en ninguna parte (y existen en un número mayor al que usted imagina) toda persona deja marcas, rastros, pisadas y tiene referencias a las cuales consultar. Toda persona debe saber con quién está comenzando relaciones interpersonales y si hablamos que la persona en cuestión es un príncipe y de los más cotizados en el mercado para ese entonces, aquello de “no sabía con quién me estaba metiendo” con perdón, pero yo no le creo.

Teniendo esta familia el historial de escándalos,  de situaciones tan horrendas, violentas y nefastas, esperarse lo peor era lo lógico. Algo que no nos enseñan y que muchos “especialistas” en salud emocional lamentablemente pretenden eludir irresponsablemente con rebeldías de papel, es que al empezar un compromiso con alguien, la familia de esa persona es parte de ti, es tu familia también. Entonces insisto… Aquí nada estuvo oculto, nada. Contar con cándida ingenuidad historias creadas para manipular débiles mentales podrá vender titulares y ser gestor de clicks, pero nada más.

Sin embargo de todo este desastre, rescato con pinzas y entre comillas, el que se le haya dado visibilidad al tema del racismo, que sí existe, pero jamás en las magnitudes, proporciones y formas en que plataformas interesadas en manipular la narrativa, insisten en afirmar.

Oprah, una gran entrevistadora, supo sacar con la habilidad que solo dan los años en el ejercicio del periodismo, los detalles más oscuros de esa historia contada aún sin entender el afán de hacerlo. Tengan por seguro, que como todas las verdades, esta se conocerá también.

Por lo pronto, esta pareja de ahora plebeyos, tendrá que trabajar como cualquier otro ser humano para ganarse el pan, a menos que decidan tomar el camino de algunos royals nefastos que viven del cuento, de exclusivas y exprimiendo su historia por décadas ante la prensa.   

La gran moraleja de la que nadie habla es que la hija salió pintada al padre, porque aquello de la discreción y protección en la familia está visto que no existe.

Y si quiere entender un poco más el trasfondo de mis letras, lo invito a seguir a Jesús Enrique Rosas ( @knesix  en todas las redes sociales)   amigo y especialista en analizar el lenguaje no verbal entre otras cosas, para que comprenda a profundidad de lo que hablo.

Esta  es,  fue y será una novela innecesaria. 

Lean, investiguen, sean críticos y jamás borregos. Nada es lo que parece…

Les esperamos este y todos los martes a las 2:00 PM hora Venezuela, Miami, New York, Puerto Rico a través de I Heart radio con “Política en faldas”.

Escrito por: Jennifer Barreto-Leyva 

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: Claudia López se disculpa por sus declaraciones en contra de los migrantes venezolanos

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas