Salvar al liberalismo de la decadencia liberal. -(Refutación vs. Autoritarismo intelectual. ¿Qué preferimos?)

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 29 segundos

El liberalismo es una corriente de pensamiento interdisciplinar, cuyo paradigma y eje práctico es la libertad en todos los órdenes. Así como otros sistemas de pensamiento, el liberalismo en su macro-conjunto, y acepciones, se sistematiza en torno a postulados que en cierta medida y diversas circunstancias pueden asumirse y/o intentar materializarse de múltiples formas y maneras; sin embargo, el fin común que ciñe el caminar de todos es la búsqueda irrestricta de la libertad individual.

Con el pasar del tiempo los individuos cambiamos de una u otra forma, así mismo, cambia la forma en que se asumen las ideas y en que se materializan los postulados pragmáticos y éticos. Es por esta razón que los sistemas de pensamiento tienen el imperativo de readecuarse a las exigencias del contexto.

Para hacer esto posible hay múltiples formas, una de ellas es la herramienta de la falsación. El filósofo austriaco Karl Popper insistía en la necesidad de falsear el conocimiento establecido como norma a través de la refutación; con esto logramos redimensionar y adecuar a una realidad específica las ideas desde sus elementos más básicos hasta los más complejos. Aquí subyace el valor del debate, pues esencialmente enriquece los sistemas de pensamiento en todo su conjunto.

Sin embargo, la realidad en sus hechos más evidentes e innegable nos restriega en la cara la decadencia. El espectro “intelectual” con mayor “calidad de representatividad” y hasta cantidad de seguidores usa el debate como herramienta de medición del impacto mediático de sus cuentas y, hasta cierto punto, como mecanismo charlatán para aumentar el fasto de su autoritarismo intelectual; muy por el contrario de los fines en sí mismos, no como forma de falsación de lo que los liberales asumimos como posturas con valor ético.

Hace días conversaba con un joven sobre el liberalismo, de esos que generan una gran esperanza; concertábamos en la bondad del debate siempre y cuando es adecuado, académico y respetuoso. Como resultado del crecimiento los individuos asumen sus propios valores existenciales y los integran a su vida, por esto discrepar forma parte integral de nuestra naturaleza, disentir en un debate de idea no es razón suficiente para excomulgar a alguien o simplemente mandarlo a la mierda.

En la medida en que menos capacitados intelectualmente estamos en esa misma medida nuestro ego no domesticado nos hace creernos la historia utópica del ser invencible, ese que se cree con poder absoluto para someter con la provocación, las acusaciones y los altavoces a quienes piensan distinto a sí.

Escrito por: Jhanfri Féliz

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: Detenido peligroso aberrado sexual responsable de asesinar y violar a dos jóvenes en Turen

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas