Un país, una bandera – por Jennifer Barreto-Leyva

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 34 segundos

Desde niña me enseñaron que los símbolos patrios eran sagrados. Que la bandera debía mantenerse pulcra, impecable, y tratarla siempre con respeto. 

Los simbolismos son y serán parte de nuestra realidad. Usando las palabras de una especialista en el tema Vanessa Marzán “todo comunica”.  Tomando esta premisa, es imposible no escandalizarse al ver la bandera de Venezuela luciendo poco menos igual que un trapo usado para limpiar los suelos más sucios, tal y como está nuestra bandera en el Consulado de New York, mismas condiciones en las que veo el país, tan golpeado, tan roto, tan sucio, tan abandonado y huérfano.

Donde manos y voluntades deberían sobrar para tener como tacita de plata no solo la bandera, sino todo sitio que sea representación y representativo del país, pues solo están, pero para robar, pactar, traicionar y toda acción nefasta e inmoral que desdeñe y mancille nuestra nación.

No importa cómo se vea, como se maneje o se procese, es inaceptable este proceso de destrucción en toda índole en el que está el país. Pero para la gente inmoral, es un concepto imposible de procesar.

Muchos decían ¿Qué puede costar tener una bandera en condiciones? y aquí debo decir que el menor de los problemas es la bandera, aunque no deja de doler y ser grave que esté en estas condiciones. La bandera es solo un símbolo de la tragedia nacional, de lo golpeada que está nuestra moral, nuestra autoestima como ciudadanía, de lo nefasta que es la clase política, la bandera rota y sucia, por más que duela leerlo o escucharlo, representa exactamente el punto en el que se encuentra el país en este momento.

Plantearse reconstruir el país siento por momentos que es estéril, mientras esté secuestrado por las fuerzas malignas que han sido las protagonistas por estos últimos 22 años, y no menos grave es una “oposición” que no es oposición, y que nunca lo fue…

Sin embargo, la batalla que no se da, no es tal. Por eso creo que es importante que denuncias como estas se sigan haciendo y que mientras unos se empeñan en destruir el país, o lo poco que queda de éste, otros nos empeñamos no solo en reconstruirlo, sino en que sea un país referencia de todo lo bueno en el mundo.

Nos merecemos no solo una bandera impoluta sino una Venezuela de primera y si me lo preguntan, bajar los brazos no es una opción.

Los espero este y todos los martes a las 2:00 PM hora Venezuela, Miami, New York, Puerto Rico a través de I Heart radio con “Política en faldas”.

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: Una niña de 15 años murió el sábado después de ser alcanzada por un rayo

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Publicidad

Nuestras redes

Otras noticias

Mantente informado

Suscríbete a nuestro newsletter

Estamos en contra del spam, envíamos cada 15 días las noticias más importantes de nuestro sitio, y otras novedades que podrían interesarte.

Noticias relacionadas