La ONU rechaza la deportación de 16 niños de Trinidad y Tobago

Migrantes deportados de Trinidad y Tobago

Migrantes deportados de Trinidad y Tobago

Un pronunciamiento de la Organización de Naciones Unidas ONU rechaza la deportación y las condiciones a las que fueron sometidos 16 niños Venezolanos en los que encontraba un menor de 4 meses de edad y varias mujeres en la Isla de Trinidad y Tobago.

Los menores de edad fueron expulsados del país en compañía de otras personas en una pequeña lancha la cual salió a altamar donde permitieron varias horas sin tener información de su paradero hasta dos días después temiendo que se hubieran perdido en el mar.

Al conocer la noticia sobre la deportación se genero un fuerte rechazo a esta acción por parte de organismos de Derechos Humanos, políticos y miembros de la comunidad internacional que rechazaron esta acción por considerarla aberrante.

Los menores de edad fueron separados de sus padres quienes se encontraban detenidos en la isla y salieron de Trinidad y Tobago sin ellos, sin tener un responsable que los recibiera en su llegada o haber informado de que llegarían a Venezuela.

Reacciones de organismos internacionales

La ONU rechaza esta acción en un comunicado público a la opinión internacional condenando la deportación de estos menores de edad y haciéndole un llamado al gobierno de Trinidad y Tobago para que se apegue a los protocolos y leyes.

“Estamos profundamente preocupados por la decisión” de las autoridades de la isla caribeña, declaró la portavoz de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Liz Throssell, mediante un comunicado.

Los menores, así como nueve adultos, “fueron instalados en dos barcos y escoltados por los guardacostas de Trinidad y Tobago fuera de las aguas territoriales del país, en dirección a las costas venezolanas”, recordó la portavoz.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también se pronunció en rechazo a la deportación de los menores de edad por considerarla una violación al derecho internacional en materia de emigración.

“Los niños no deberían ser nunca deportados de forma forzosa en función de estatuto migratorio, o el de sus padres”, recordó Throssell.

“La condición previa a toda devolución de un niño es que haya una decisión independiente e imparcial (…) y que retorno sea una solución que garantice los derechos, la salud y los intereses de los niños”, añadió.

Fuente: La Patilla

Síguenos en: Facebook | Twitter | InstagramTelegram

Puede interesarte leer: En Portuguesa con un dólar ya no se compra casi nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 6 =