Vie. Jul 10th, 2020

Portuguesa suspende los servicios públicos de salud bucal tras la pandemia del Covid-19

Cortesía: El Pitazo

Debido a la cuarentena social por la propagación del coronavirus, en el estado Portuguesa, quedan inactivos todos los servicios dentales, esto con el propósito de continuar la prevención en la entidad llanera.

El servicio público debería atender las emergencias, pero en la entidad esta atención está limitada debido a que la mayoría de los consultorios no están dotados y carecen de agua potable por tubería y red de aguas residuales. Su personal tampoco ha recibido los equipos de bioseguridad y protección personal.

El odontólogo Carlos Luis Pérez, informó, que desde hace tres meses el sector público de salud no está atendiendo pacientes por consultas ni por emergencias odontológicas. “Ningún servicio público de salud, ni el servicio del hospital universitario Miguel Oraa está activo”.

Es de resaltar que, algunos consultorios privados están atendiendo estrictas emergencias. “Y ello porque sus profesionales con mucho sacrificio costean la indumentaria desechable de bioseguridad, calculada en 17 dólares”, dijo Pérez.

Asimismo expresó, que el odontólogo es el profesional con más riesgo a ser contagiado por Covid-19, según lo planteado por la organización Mundial de la Salud, (OMS), “quizás sea esa la razón por la que las autoridades sanitarias han decidido paralizar totalmente los servicios públicos de salud odontológica, pero se ventila que también priva la falta de equipos y material de bioseguridad, a nosotros no hemos sido dotados, aún”.

La OMS ha sugerido que el riesgo de contagio para estos profesionales es mayor debido a la proximidad que mantienen con la boca de las personas, así como por el uso de aparatos que salpican gotitas de saliva.

Maritza Briceño, odontólogo en ejercicio privado y jubilada del servicio público en Guanare, acotó que en esta capital las personas vulnerables no tienen lugar dónde acudir para realizarse la atención bucal. “El hospital Miguel Oraá no tiene agua, y con esa carencia no se puede prestar el servicio y los ambulatorios no están dotados”.

Briceño insistió que ante posibles contagios por coronavirus, las medidas de bioseguridad en consultorios dentales deben redoblarse. Considera inapropiada la suspensión de los servicios de salud bucal.

En este contexto la especialista sospecha que la suspensión de los servicios odontológicos de emergencia durante la cuarentena está relacionada con la fallas en la dotación de insumos y de los elementos desechables de protección personal para los especialistas dentales. “Estos últimos tienen un costo impagable en dólares, y están escasos”, reveló.

Cabe destacar, que Briceño expresó la importancia de la protección de los odontólogos para evitar ser transmisores de la enfermedad a otras personas. “Debemos estar bien preparados con barreras de protección”.

Protocolo sanitario

Dentro de las barreras de protección para los odontólogos figuran el uso de cubrebocas o mascarillas N95, lo cual deben cambiarlos cada dos horas, así como lentes y ropa desechable.

En cuanto a los consultorios, las superficies deben ser aseadas entre paciente y atender sólo consultas de urgencia.

El protocolo sanitario indica que como parte de las medidas adoptadas antes de iniciar una consulta, las personas deben llenar un cuestionario para conocer si hay presencia de síntomas respiratorios o antecedentes de viajes a países que han reportado contagios.

De igual manera, se recomienda que los pacientes acudan solos a la consulta o, en caso de ser menores de edad, con un acompañante para evitar tumultos en la sala de espera

Servicios en extinción

La presidenta del Colegio de Odontólogos del Estado Portuguesa, Ana Karina Agüero, advirtió durante una entrevista ,concedida al diario Última Hora a mediados de marzo pasado, que los servicios públicos de salud bucal en la región están desaparecidos, debido a la falta de insumos, equipos y de personal especializado en el área.

En esa oportunidad, Agüero señaló que de los treinta consultorios públicos que prestaban servicios odontológicos en los municipios Páez y Araure, apenas sobreviven el del Ambulatorio Adarigua y uno que es atendido por cubanos.

“El servicio del hospital JM Casal Ramos, que debería ser uno de los principales, está cerrado desde hace años y aunque supuestamente está equipado, no hay recursos para dotar las instalaciones de las redes de aguas blancas y negras”, dijo en la entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *