Familiares de internos muertos exigen justicia en Guanare

Imagen de referencia

Familiares de los detenidos que perdieron la vida el pasado mes de mayo de 2020 en el “Centro Penitenciario de Los Llanos” (Cepello), en Guanare, Estado Portuguesa, protestan nuevamente exigiendo justicia para sus familiares.

Los familiares acusan a los guardias de seguridad de ejecutar a los presos al igual que acusan a los funcionarios de mentir con respecto a la versión oficial que argumenta que los funcionarios mataron a los reclusos durante un intento de fuga que termino en un enfrentamiento.

La muerte de los detenidos se registró el viernes 1 de mayo de 2020, dejando un saldo de 47 muertos y 75 heridos.

El motín presentado en la cárcel “Cepello” en Guanare dejo al descubierto, la dura situación en la que los reclusos viven en el centro penitenciario condiciones de insalubridad, hacinamiento, falta de comida, y enfermedades contagiosas fueron algunas de las causas del motín.

El “líder negativo” de la cárcel, organizó la protesta para exigir mejores condiciones de reclusión. Este líder negativo obligó a los reclusos a que se adelantaran hacia la parte de la cerca, la cual posteriormente fue derribada para dejar entrar a los familiares con la comida que llevaban a los reclusos.

Los familiares expresaron que les dieron unos álbumes para reconocer a los muertos. Solo les enseñaron la foto de la cara, para evitar que se supiera el estado deplorable en que estaban los cuerpos por la masacre.

Las familias de las víctimas igualmente denunciaron que no les permitieron ver el estado de los cuerpos al entregarles las urnas selladas de tal forma que no pudieron ver los cuerpos, los cuales se presumen que estaban masacrados.

Otros de los familiares denunciaron que fueron obligados a enterrar los cuerpos en fosas comunes sin información ni registro de los cuerpos para evitar su identificación en caso de existir una investigación penal.

Ejecutados por tener hambre

Adriana Leandro, madre de José Patiño Leandro, se trasladó hasta Guanare para iniciar los trámites y así poder llevarse el cadáver de su hijo. “Yo deseaba llevarme a mi hijo vivo, pero ahora me lo tengo que llevar muerto”.

“Los reos del Cepella fueron objeto de una masacre, por lo que queremos desmentir ante los medios de comunicación que en ningún momento hubo intento de fuga” expreso Adriana Leandro.

La historia de Leandro no es la única, las madres de otros reclusos denunciaron que cuando fueron a retirar los cuerpos de sus familiares muertos, estos fueron entregados en estado de putrefacción obligando a los familiares a enterrar los cadáveres en tiempo récord.

Marline Hernández madre de Daniel Hernández expreso que: “Protestaban el viernes primero de mayo, debido a los obstáculos para impedir el ingreso de alimentos para los reclusos”.

“Vivimos la zozobra, angustia, preocupación y dolor al ver de la manera tan cruel, fría y despiadada, como asesinaron a muchos de los privados de libertad. Fue algo espantoso”, expresó Hernández.

La ONG “Una Ventana A La Libertad” había denunciado con tiempo las condiciones pésimas en las que vivían los reclusos de la cárcel al igual que el hambre en esta podría generar una tragedia tal cual como la que se vivió.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) exigió una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial, a los fines de establecer la veracidad de los hechos.

Fuente: Provea

Puede interesarte leer: Alcaldesa de Bogotá Claudia López arremete contra de los venezolanos

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =